martes 3 de julio de 2018

Xi Liu

Xi Liu lee con­cen­tra­da fren­te al gran ven­ta­nal, repo­san­do el gran libro de cubier­ta de cue­ro y grue­sas pági­nas cubier­tas de ama­ri­llos por el tiem­po y el pol­vo en el gran escri­to­rio de puli­da made­ra oscu­ra. Hace caso omi­so al atar­de­cer, que inun­da el pai­sa­je de dora­dos roji­zos. Hace caso omi­so a los rui­dos de la casa, peque­ños cru­ji­dos y susu­rros de vigas y tablas can­sa­das por la edad.

Sus ropa­jes per­fec­tos, blan­co kimono de seda, chi­ne­las, lar­go cabe­llo negro en una lar­ga cole­ta. Nadie sabe lo que lee, qué es lo que tan­to le intere­sa, en esa sala reple­ta de libros ilu­mi­na­da por aquel amplio ven­ta­nal al que igno­ra.

Un cam­bio bre­ve en la res­pi­ra­ción, algo le ha tur­ba­do, sor­pren­di­do, un ines­pe­ra­do giro de la tra­ma, qui­zás, o qui­zás una decep­ción ante la des­crip­ción ele­gi­da por el narra­dor. Enar­ca una ceja, dubi­ta­ti­va, pero pro­si­gue la lec­tu­ra.

Empie­za a notar lo for­za­do de su pos­tu­ra; pero Xi Liu con­ti­núa leyen­do. Podría caer­se el cie­lo al sue­lo, y apos­ta­ría si temor a equí­vo­co a que Xi Liu pro­se­gui­ría la lec­tu­ra.

Mucho más tar­de, sin ape­nas dar­se cuen­ta, la noche le cubre, y Xi Liu, con un sus­pi­ro, se levan­ta. Esti­ra su cuer­po len­ta­men­te, como un gato, con­cen­tra­da en cada leve movi­mien­to de cada uno de sus múscu­los. Esti­ra su cue­llo, movién­do­lo en len­tos círcu­los, esti­ra sus bra­zos, su espal­da, sus pier­nas, con sin­cro­nía per­fec­ta, en una suer­te de len­ta dan­za soli­ta­ria. Y enton­ces, len­ta­men­te, recu­rrien­do a aquel lugar igno­to que sólo los ini­cia­dos cono­cen, se abre a la Fuen­te. Algo la ha lla­ma­do, y ella debe acu­dir.

Como siem­pre, la Fuen­te le asom­bra, le sobre­co­ge, cier­ta­men­te el día que no lo haga, posi­ble­men­te sea su últi­mo día, pero sim­ple­men­te, usan­do su Sen­ti­do Ocul­to, empie­za a sen­tir aque­lla ener­gía con sus manos que afe­rran fren­te a su tor­so una esfe­ra vacía, cono­ce­do­ra de la para­do­ja de que en reali­dad no toca nada y no usa sus dedos. El Pun­to entre sus cejas, leve­men­te hun­di­do, empie­za a sen­tir­se agra­da­ble­men­te calien­te. El Pun­to en el cen­tro de su pecho se acti­va, y el res­to de los sie­te Pun­tos res­pon­den a la lla­ma­da. «Soy un canal» –resue­na en su men­te.

Sólo enton­ces empie­za real­men­te, pro­yec­tán­do­se al espa­cio tiem­po pre­ci­so en que se la nece­si­ta, mien­tras su cuer­po per­ma­ne­ce en la sala aho­ra ape­nas ilu­mi­na­da. ¿Pro­yec­ción? Qui­zás no sea el tér­mino ade­cua­do para algo tan com­ple­jo de des­cri­bir, pues­to que mane­ja al mis­mo tiem­po lo de Aquí y lo de Allí.

Pal­pa, sien­te, intu­ye, bus­can­do que es lo que está tor­ci­do, mez­cla­do, mal teji­do, dema­sia­do com­pac­to, dema­sia­do flui­do, midien­do la velo­ci­dad de aque­llo que sien­te por medios que ella mis­ma igno­ra. Y al mis­mo tiem­po sus manos actúan, ende­re­zan­do, sepa­ran­do, rete­jien­do y rede­fi­nien­do lo que encuen­tra. Aquel teji­do de ener­gía pura está sien­do repa­ra­do. Cuan­do ter­mi­na, con un lar­go sus­pi­ro feliz por el tra­ba­jo rea­li­za­do, cie­rra su cone­xión con el Ori­gen, agra­de­cien­do y agra­de­ci­da.

Encen­dien­do el fle­xo sobre el gran escri­to­rio de puli­da made­ra oscu­ra, Xi Liu se sien­ta, abre el gran libro de cubier­ta de cue­ro por la pági­na mar­ca­da y comien­za a leer con una gran son­ri­sa en sus labios. Podría caer­se el cie­lo al sue­lo, y apos­ta­ría si temor a equí­vo­co a que Xi Liu pro­se­gui­ría la lec­tu­ra.

Comentar