domingo 1 de julio de 2018

Las tres guías

Mel­kio­ra sus­pi­ró, can­sa­da, sus vie­jos hue­sos empe­za­ban a doler­le a últi­ma hora de la tar­de, cuan­do el sol empe­za­ba a dar un res­pi­ro y la hume­dad de la tie­rra empe­za­ba a aflo­rar de nue­vo. Ade­más, la cami­na­ta de esta jor­na­da había sido espe­cial­men­te dura, atra­ve­san­do una lar­ga pra­de­ra sin final defi­ni­do en el hori­zon­te, siem­pre a la cabe­za de su pue­blo, cada vez mas debi­li­ta­do y famé­li­co. Si no encon­tra­ban el lugar correc­to pron­to, las cosas empe­za­rían a ir muy mal.

Aho­ra mis­mo, las muje­res de la cara­va­na se orga­ni­za­ban para ayu­dar­se y ayu­dar a todos los demás lo mejor posi­ble, pero las Sana­do­ras cada vez tenían más tra­ba­jo aten­dien­do pies con ampo­llas, múscu­los fati­ga­dos y peque­ñas into­xi­ca­cio­nes ali­men­ta­rias, las Men­sa­je­ras empe­za­ban a tener con­trac­tu­ras al estar corrien­do todo el día arri­ba y aba­jo en la lar­ga fila de per­so­nas, cada vez más des­mem­bra­da y con hue­cos mayo­res entre los gru­pos fami­lia­res, las Pro­vee­do­ras cada vez tenían menos que coci­nar, pues­to que la zona del mun­do en que se encon­tra­ban no esta­ba habi­ta­da por casi nada que fue­ra comes­ti­ble.

Avan­zó con las últi­mas fuer­zas del día, ade­lan­tán­do­se unos cen­te­na­res de pasos al impro­vi­sa­do cam­pa­men­to que entre todos empe­za­ban a mon­tar mecá­ni­ca­men­te, a lo lejos aún se veían las silue­tas de los últi­mos gru­pos fami­lia­res que aun no habían lle­ga­do. Los hom­bres y muje­res más fuer­tes y resis­ten­tes retro­ce­dían hacia ellos, para asis­tir­los y pro­te­ger­los en lo posi­ble, los últi­mos reza­ga­dos tar­da­rían aún alre­de­dor de una hora en lle­gar, pero sabía que las Pro­tec­to­ras y Pro­tec­to­res no deja­rían que des­fa­lle­cie­ran, lle­ván­do­los inclu­so a hom­bros si fue­ra nece­sa­rio.

Sen­tán­do­se, al fin, en el mulli­do sue­lo alfom­bra­do de hier­ba ver­de y de lar­gos tallos, sacó de entre los plie­gues de su atuen­do de via­je una peque­ña pala de ape­nas un pal­mo y se puso a cavar de modo metó­di­co y sin pri­sas un hoyo de un pie de pro­fun­di­dad y un ante­bra­zo de diá­me­tro apro­xi­ma­da­men­te se cen­tró en la tarea, foca­li­zan­do su aten­ción y dejan­do que su res­pi­ra­ción se aquie­ta­ra has­ta lle­gar a un esta­do de cal­ma.

Mien­tras daba los últi­mos reto­ques a la base del Hogar, per­ci­bió más que escu­char los sua­ves pasos de la Segun­da Guía que se acer­ca­ba tran­qui­la des­de su pro­pio cam­pa­men­to unos cien­tos de pasos al Este.

—Paz, pros­pe­ri­dad y feli­ci­dad Mel­kio­ra –pro­nun­ció su ami­ga y aho­ra casi her­ma­na de mane­ra for­mal.

—Amor, dicha y comu­nión Gas­pa­ria –res­pon­dió com­ple­tan­do las Pala­bras de Aco­gi­da.

Mirán­do­se a los ojos lle­va­ron de mane­ra simul­ta­nea su mano dere­cha a la fren­te de la otra –te reco­noz­co– des­pués pal­ma con­tra pal­ma –te aco­jo– y final­men­te en el cen­tro del pecho –te apre­cio.

Mel­kio­ra obser­vó con una leve pun­ta­da de nos­tal­gia a su com­pa­ñe­ra. Mien­tras sus pro­pios cabe­llos, lar­gos y sedo­sos, se habían vuel­to blan­cos hacía lar­gos años, los de Gas­pa­ria, mucho más joven, aun con­ser­va­ban su color cas­ta­ño cla­ro, y sus ojos ver­do­sos tenían una vita­li­dad que tar­da­ría mucho en des­va­ne­cer­se.

Gas­pa­ria, sien­do más joven, apor­ta­ba al Hogar una car­ga algo mayor, sacan­do de su far­do un par de doce­nas de pie­dras que rodea­rían el agu­je­ro recién crea­do, para una mayor pro­tec­ción. Metó­di­ca­men­te, con­cen­tra­da y tran­qui­la, comen­zó a colo­car­las alre­de­dor dejan­do entre ellas el menor hue­co posi­ble y de mane­ra que no pudie­ran rodar unas sobre otras.

—Fuer­za, cora­je y com­pa­sión Pri­me­ras Guías –La Ter­ce­ra Guía se acer­ca­ba algo menos cui­da­do­sa des­de su pro­pio cam­pa­men­to del Sur.

—Vida, com­pro­mi­so y voca­ción Bal­ta­sia –pro­nun­cia­ron ambas al uní­sono.

Mien­tras Bal­ta­sia reco­rría los últi­mos pasos has­ta sus ami­gas, estas no pudie­ron dejar de admi­rar­la, la más joven de las tres aún impe­tuo­sa como una tor­men­ta, en el ini­cio de la trein­te­na, su piel ébano era ter­sa y sua­ve y su cuer­po el de una Pro­tec­to­ra, mus­cu­la­da y tan alta que las dos tenían que mirar con el cue­llo hacia arri­ba para poder hablar­la. Su pelo extre­ma­da­men­te cor­to y riza­do era prác­ti­co para habi­tar el pro­fun­do desier­to del que pro­ve­nía.

De nue­vo el Salu­do For­mal de Reco­no­ci­mien­to, Aco­gi­da y Apre­cio se pro­du­jo entre las tres, miran­do a los ojos aza­ba­che de Bal­ta­sia, el ver­de esme­ral­da de Gas­pa­ria y el gris pro­fun­do de Mel­kio­ra, y se sen­ta­ron alre­de­dor del Hogar don­de la más joven de ellas hizo su pro­pia apor­ta­ción, una pesa­da car­ga de leña reco­gi­da pacien­te­men­te duran­te la últi­ma jor­na­da a pie. Con manos expe­ri­men­ta­das y ági­les pre­pa­ró la bra­za­da sobre el agu­je­ro, de mane­ra que no se aho­ga­se el fue­go y no caye­ra nin­gu­na rama de mane­ra peli­gro­sa.

Mel­kio­ra acer­có yes­ca, Gas­pa­ria apor­tó uno de sus mejo­res peder­na­les, y Bal­ta­sia en bre­ves momen­tos tuvo encen­di­do un buen fue­go entre ellas. El Hogar que­da­ba ben­de­ci­do.

—Hoy se ha hecho lar­go el camino –comen­zó la más ancia­na con voz sua­ve— las fami­lias comien­zan a can­sar­se y a las Sana­do­ras nos empie­zan a lle­gar casos mas gra­ves de heri­das, lla­gas y malnu­tri­ción. Las Crea­do­ras inves­ti­gan nue­vos méto­dos para poder lim­piar las aguas y faci­li­tar el trans­por­te, pero se hace com­pli­ca­do si no se pue­den parar a tra­zar un sim­ple esque­ma o inter­cam­biar ideas.

—Hoy se ha hecho duro el camino –con­ti­nuó Gas­pa­ria usan­do la mis­ma fór­mu­la con voz más fir­me — Las Men­sa­je­ras cada día tene­mos que reco­rrer más dis­tan­cia y coor­di­nar a más gru­pos cada vez mas dis­gre­ga­dos. Las Pro­vee­do­ras no han encon­tra­do ape­nas pes­ca­do en estas tie­rras fan­go­sas y ya no que­da fru­ta algu­na. Ape­nas algu­na con­ser­va.

—Hoy se ha hecho tris­te el camino –afir­mó Bal­ta­sia rotun­da con su voz gra­ve y pro­fun­da — las Pro­tec­to­ras hemos teni­do que mediar en muchas dispu­tas y los com­pa­ñe­ros varo­nes han teni­do que parar con dure­za a algu­nos de los que pre­ten­dían apro­ve­char que su situa­ción es poco menos pre­ca­ria que la de los demás.

A este bre­ve, pero valio­so inter­cam­bio siguió un lar­go momen­to de silen­cio com­par­ti­do, mien­tras Mel­kio­ra se arro­pa­ba bien con su capa, Gas­pa­ria cerra­ba el cue­llo de su túni­ca y Bal­ta­sia igno­ra­ba la tem­pe­ra­tu­ra de la noche y seguía como siem­pre con su cami­so­la sin man­gas.

—¿Exis­ti­rá ese lugar? –pre­gun­tó la más joven, y no en vano la más impa­cien­te de las tres.

—Tie­ne que exis­tir –Res­pon­dió su her­ma­na del Este.

—¿Y si no es así? –Insis­tió Bal­ta­sia.

—Pros­pe­ra­rá la vida –Afir­mó la mayor y más sabia— Mien­tras haya muje­res para guiar a los pue­blos.

Jun­tas, de nue­vo, caye­ron en el silen­cio alre­de­dor de un fue­go lumi­no­so que algún día alguien, posi­ble­men­te hom­bre, situa­ría en algún lugar inde­ter­mi­na­do entre las estre­llas.

Un comentario a “Las tres guías”

  1. Jose Carlos

    Bra­vo. Gran rela­to. Enho­ra­bue­na!

Comentar