jueves 28 de septiembre de 2017

Identidades

Corren días tris­tes, tris­tes por­que con dema­sia­da fre­cuen­cia deja­mos que otros nos defi­nan y nos cate­go­ri­cen. El Esta­do, el sis­te­ma esta­ble­ci­do, los gru­pos de poder y faná­ti­cos de toda cate­go­ría ase­gu­ran que per­te­ne­ce­mos a una etni­ci­dad, sexo, nación, pro­fe­sión, habla­mos una len­gua, nos iden­ti­fi­ca­mos con una reli­gión o nin­gu­na, ama­mos a hom­bres, muje­res o ambos, naci­mos en una cla­se social deter­mi­na­da. Y eso es todo.

El ser humano, en efec­to, tie­ne iden­ti­dad, como seres socia­les nece­si­ta­mos iden­ti­fi­car­nos con lo que nos rodea, espe­cial­men­te en rela­ción con otros seres huma­nos, pero la gran fala­cia es que como seres com­ple­jos y úni­cos no nos es posi­ble — por for­tu­na — iden­ti­fi­car­nos con uno solo de los infi­ni­tos gru­pos de carac­te­rís­ti­cas que nos defi­nen, pode­mos a la vez ser hom­bres, altos, con bar­ba, con bigo­te, ateos, meló­ma­nos y cual­quier otra cate­go­ría que se nos pase por la cabe­za, inclu­so de mane­ra mutua­men­te exclu­yen­te y a pri­me­ra vis­ta con­tra­dic­to­ria, ¿por qué no?

Tam­bién es impo­si­ble ser solo una de esas cosas, y eso es a lo que nos quie­ren redu­cir los que en estos días con­vul­sos tiran de noso­tros de for­ma com­pul­si­va. Para­dó­ji­ca­men­te, somos dema­sia­do intrin­ca­dos para ser iden­ti­fi­ca­dos y defi­ni­dos, y al mis­mo tiem­po no se pue­de poner en duda que cada uno de noso­tros es úni­co y por tan­to posee su pro­pia iden­ti­dad.

Si dejas que tu iden­ti­dad se reduz­ca a una bre­ve des­crip­ción de ti, lo tie­nen muy fácil: dado que se te iden­ti­fi­ca y acep­ta como miem­bro de una cate­go­ría social pre­de­fi­ni­da se espe­ra de ti un com­por­ta­mien­to deter­mi­na­do, una lógi­ca de accio­nes pre­de­fi­ni­da y estan­da­ri­za­da por “los que saben” de ello. ¡Y si no lo acep­tas, expul­sa­do de la tri­bu! Para ser un buen cató­li­co, para ser un demó­cra­ta modé­li­co, para ser una mujer como dios man­da, debes seguir sus pre­cep­tos, y retor­cien­do aún más la per­ver­sión de la pro­pia noción de iden­ti­dad, exi­gi­rán que ade­más nie­gues la exis­ten­cia de los que no se iden­ti­fi­can con tu gru­po el gru­po de los ele­gi­dos, de los correc­tos, e inclu­so en casos extre­mos que los com­ba­tas de todas las for­mas a tu alcan­ce, dado que no sien­do tus idén­ti­cos son erró­neos y por tan­to deben ser des­trui­dos.

¿Es mejor que, nacien­do en una comu­ni­dad bilin­güe, acep­tes solo una len­gua como la ver­da­de­ra o que te con­si­de­res afor­tu­na­do por poder comu­ni­car­te con más per­so­nas con más herra­mien­tas a tu dis­po­si­ción? ¿Es mejor que te acer­ques al que vie­ne ten­dién­do­le la mano, mirán­do­le a los ojos, tra­tan­do de poner­te en sus zapa­tos, o que le nie­gues todo dere­cho por tener otro color, sexo, reli­gión o país?

Si no hablas mi len­gua, no eres digno; si no nacis­te a mi lado, no me entien­des. ¿No ves el sin­sen­ti­do de todo esto? ¿No te das cuen­ta de que tu iden­ti­dad no se pue­de ni siquie­ra defi­nir en pala­bras? ¿Por qué dia­blos per­mi­ti­mos que nues­tras dife­ren­cias res­ten en lugar de sumar? ¿No com­pren­de­mos aca­so que acer­car­nos a lo dife­ren­te nos enri­que­ce mutua­men­te y negar­lo nos des­tru­ye mutua­men­te? ¿Crees real­men­te que toda tu iden­ti­dad se redu­ce mera­men­te a “soy espa­ñol”, “soy cató­li­co”, “soy blan­co”?…

Abra­za tu iden­ti­dad, todas tus iden­ti­da­des, y todas las iden­ti­da­des que pue­das abar­car de los que te rodean. Per­mí­te­te cre­cer en comu­ni­dad y no dejes que ganen los que divi­den, sepa­ran, nie­gan, silen­cian y ase­si­nan. Abra­za tu huma­ni­dad.

2 Comentarios a “Identidades”

  1. Torpeyvago

    Nun­ca lo dijo explí­ci­ta­men­te, pero dedi­có toda su vida al con­cep­to: «Bus­ca lo común, las dife­ren­cias ya apa­re­ce­rán.» Luis Zamen­hof, «la dok­to­ro Espe­ran­to», no se limi­tó a dise­ñar un idio­ma para unir pue­blos. Pen­só, soñó, en la unión.

  2. Ignacio de Miguel Diaz

    vaya, no cono­cía esa fra­se, muchas gra­cias por dár­me­la a cono­cer y por tu comen­ta­rio :)

    Des­pués de lo vivi­do ayer y que hoy iró­ni­ca­men­te sea el día mun­dial de la no vio­len­cia, vie­ne muy bien leer cier­tas cosas.

Comentar