miércoles 6 de septiembre de 2017

Las vidas que pudimos vivir: Reseña literaria

A ve­ces la vi­da nos une, en­tre­la­za nues­tras vi­das, pe­ro no so­mos ca­pa­ces de en­ten­der­nos, in­com­pren­sión, pre­jui­cios, o sim­ple fal­ta de co­mu­ni­ca­ción en es­ta so­cie­dad tan des­hu­ma­ni­za­da en la que vivimos.

Nos en­con­tra­mos an­te una no­ve­la co­ral – co­ral en cuan­to a que son cin­co las pro­ta­go­nis­tas, jun­to a al­gu­nos per­so­na­jes se­cun­da­rios pe­ro ne­ce­sa­rios – di­vi­di­da de ma­ne­ra cla­ra y pre­ci­sa en seis epi­so­dios: Los cin­co pri­me­ros na­rra­dos en pri­me­ra per­so­na por ca­da una de ellas y el sex­to en con­jun­to, con va­rios pá­rra­fos de ca­da una, dan­do una con­clu­sión a la his­to­ria y de­jan­do al lec­tor con cier­to re­gus­to de que­rer aun más, pe­ro a la vez con­si­guien­do que ca­da uno se ha­ga un ar­ma­do per­so­nal de la his­to­ria, creo que un buen li­bro in­ti­mis­ta y cos­tum­bris­ta co­mo es­te de­be ha­cer­te pen­sar, y so­bre to­do sen­tir, que ya pen­sa­mos de­ma­sia­do y sen­ti­mos de­ma­sia­do poco.

Son cin­co his­to­rias in­de­pen­dien­tes pe­ro uni­das, en las que ca­da pro­ta­go­nis­ta – de di­ver­sas pro­ce­den­cias, bio­gra­fías y eda­des – dan su pro­pio pun­to de vis­ta al­re­de­dor de un he­cho que cam­bia la vi­da de to­das ellas. Y pa­ra ello, re­cu­rren a con­tar­nos de don­de vie­nen, a tra­vés de flash­backs bien hi­la­dos y que vie­nen a cuen­to – a mi en­ten­der son par­te fun­da­men­tal de la his­to­ria – con los cua­les nos ex­pli­ca­mos que es lo que pien­san, lo que sien­ten, lo que vi­ven y co­mo to­do ello las lle­va ser co­mo son y a ac­tuar co­mo ac­túan. La pro­sa es bo­ni­ta y pre­ci­sa, y con el gra­do des­crip­ti­vo jus­to y bien me­di­do, más des­crip­ti­vo se­ria abu­rri­do y te­dio­so y me­nos de­ja­ría te­mas en el tintero.

En mi ca­so el vincu­lo emo­cio­nal es evi­den­te, por mis es­tu­dios bi­blio­te­ca­rios, pa­re­jos a la de al­gu­nas de sus pro­ta­go­nis­tas y en la mis­ma uni­ver­si­dad, me ha he­cho re­me­mo­rar re­cuer­dos ol­vi­da­dos, y vi­ven­cias si­mi­la­res a las su­yas, pe­ro con­si­de­ro que la no­ve­la es ca­paz de atraer la aten­ción de cual­quier lec­tor con ga­nas de leer al­go nuevo.

La gran cua­li­dad de es­ta no­ve­la, al me­nos pa­ra mí, es la ca­pa­ci­dad que tie­ne pa­ra ha­cer­te em­pa­ti­zar con las pro­ta­go­nis­tas – o al me­nos con ca­si to­das ellas – y a tra­vés de ese víncu­lo com­pren­der­las. Ves y com­pren­des que la vi­da no son blan­cos y ne­gros, exis­te una ca­si in­fi­ni­ta ga­ma de gri­ses, y pa­ra com­pren­der el ca­mino de al­guien hay que me­ter­se en sus zapatos.

Diría más, pe­ro ten­go mie­do de re­ve­lar de­ma­sia­do, y creo que es mu­cho más di­ver­ti­do y en­ri­que­ce­dor que ca­da uno sa­que sus pro­pias conclusiones.

Me pa­re­ce muy es­pe­ran­za­dor y fres­co que nue­vos es­cri­to­res es­pa­ño­les se lan­cen a es­cri­bir y au­to­pu­bli­car, y es­te li­bro es un ex­ce­len­te co­mien­zo pa­ra es­ta autora.

Si quie­res te­ner más in­for­ma­ción del li­bro, de su au­to­ra, Mayte Blasco, o de sus es­tu­pen­dos re­la­tos y mi­cro­rre­la­tos, so­lo tie­nes que en­trar en el blog de la au­to­ra en https://elblogdemae.com/ .

Espero que lo leas, des­pués de com­prar­lo, y te gus­te tan­to co­mo a mí.

5 Comentarios a “Las vidas que pudimos vivir: Reseña literaria”

  1. Francisco Torpeyvago

    Como a to­do aquel que se atre­ve con una re­se­ña, de­bo agra­de­cér­te­la. Porque el dar­nos a co­no­cer un li­bro en con­cre­to en un mo­men­to de tan­ta ofer­ta me pa­re­ce, pre­ci­sa­men­te eso, de agradecer.
    Y más cuan­do es­tán tan bien hechas.

  2. Ignacio de Miguel Diaz

    Muchas gra­cias! Yo pien­so lo mis­mo, la gen­te que em­pie­za y lo ha­ce bien me­re­ce que se la pu­bli­ci­te :D

  3. Luna Paniagua

    Me ha gus­ta­do mu­cho tu re­se­ña. Yo tam­bién leí es­te li­bro y me en­can­tó. Es muy in­tere­san­te y es­tá muy bien escrito.

  4. Ignacio de Miguel Diaz

    Muchas gra­cias Luna! A mi ade­más me trae mu­chos recuerdos…

  5. Sara

    Buena re­se­ña. Corroboro to­do lo di­cho y ade­más, des­de el pri­vi­le­gio me da el co­no­cer per­so­nal­men­te a la au­to­ra, aña­do que ade­más de ta­len­to­sa es una per­so­na ex­cep­cio­nal a la que le au­gu­ro más no­ve­las tan bue­nas o mejores.

Comentar