domingo 15 de febrero de 2015

Cuenta tú también

Se mien­te más de la cuen­ta
por fal­ta de fan­ta­sía:
tam­bién la ver­dad se inven­ta

ANTO­NIO MACHA­DO

El ser humano es un ser emi­nen­te­men­te social, la nece­si­dad de comu­ni­car­nos, mez­clar­nos, fusio­nar­nos y com­pren­der­nos es par­te de nues­tro obje­ti­vo pri­ma­rio. Comu­ni­car­nos a todos los nive­les, físi­co, men­tal, emo­cio­nal e interno.

Uno de los medios más anti­guos para cubrir esta nece­si­dad es el cuen­to. El cuen­to no solo cuen­ta una reali­dad mas o menos inven­ta­da, el cuen­to nos hace expre­sar par­tes de noso­tros mis­mos que ni siquie­ra cono­ce­mos y a veces ni siquie­ra sos­pe­cha­mos. Un buen narra­dor es el que atra­pa al que escu­cha con la emo­ción, y esa emo­ción no se pue­de fin­gir.

Cuan­do vamos a una con­ta­da como oyen­tes (o mas bien como sin­tien­tes) no somos cons­cien­tes del tra­ba­jo que tie­ne detrás. Un narra­dor cuan­do cuen­ta debe saber lo que quie­re expre­sar y por qué, hilan­do un cuen­to con la siguien­te his­to­ria para lograr una uni­dad fluen­te, un hilo de Ariad­na que se des­ma­de­ja a medi­da que pasan los minu­tos.

Al igual que escu­char una con­ta­da nos lim­pia y nos hace uno con la tri­bu, el con­tar nos lle­va a esta­dos de aten­ción, emo­ción y expre­sión que duran­te el res­to del tiem­po nos son nega­dos. El día a día, nos arras­tra a una espi­ral de movi­mien­tos auto­ma­ti­za­dos y sin sen­ti­do. Cuan­do con­ta­mos, conec­ta­mos con noso­tros mis­mos, y esa cone­xión nos hace sen­tir más vivos y lúci­dos, nos qui­ta­mos la más­ca­ra ante el mun­do. En ese momen­to somos un canal, un canal entre lo que que­re­mos expre­sar, lo que nece­si­ta­mos expre­sar, y los que quie­ren oír­nos.

Con­tar cuen­tos no es sólo algo que uno sien­te o no sien­te. Si se sien­te la lla­ma­da de con­tar, de expre­sar eso que tene­mos todos den­tro, y emo­cio­nar y emo­cio­nar­nos, es con­ve­nien­te una pre­pa­ra­ción pre­via. Las escue­las de cuen­ta­cuen­tos nos ense­ñan a rela­jar­nos, a pre­pa­rar nues­tra voz, a per­der nues­tras inhi­bi­cio­nes ante la gen­te y ante noso­tros mis­mos y téc­ni­cas para selec­cio­nar, pre­pa­rar y memo­ri­zar nues­tros cuen­tos. Leer, releer, rees­cri­bir, pulir, ensa­yar, es par­te del día a día del que dis­fru­ta narran­do.

Algu­nos narra­do­res pre­fie­ren, ade­más de con­tar, escri­bir los cuen­tos que cuen­tan, sien­do par­te de su tra­ba­jo crea­ti­vo esta escri­tu­ra pre­via. Otros por el con­tra­rio pre­fie­ren poner voz a lo escri­to por otros, pero esta voz nun­ca será una sim­ple repe­ti­ción, un eco de lo escri­to. El con­ta­dor hará el cuen­to suyo, y lo expre­sa­rá des­de su pro­pia emo­ción, y cada vez que lo cuen­te será un cuen­to nue­vo, un día mas tris­te, otro ale­gre, otro glo­rio­so y otro épi­co. Por­que él es otro sin­tien­te, como el res­to de la tri­bu que ha acu­di­do a escu­char­le.

Hay quien cuen­ta ves­ti­do para la oca­sión, hay quien cuen­ta con músi­ca, hay quien cuen­ta para adul­tos, fami­lias, niños o bebes. Cada narra­dor es úni­co, y se expre­sa de mane­ra úni­ca.

¡Atre­ve­te! Conó­ce­te a ti mis­mo. Expre­sa lo que sien­tes con­tan­do a los demás. Conec­ta con tu emo­ción, esca­pa al sin­sen­ti­do.

Comentar