lunes 21 de diciembre de 2009

Cosmovisiones: unitas, dualitas, trinitas

Cos­mo­vi­sión, ¿que sig­ni­fi­ca exac­ta­men­te esta pala­bra?, La cos­mo­vi­sion de un pue­blo es la mane­ra como ve el todo, es decir la expli­ca­cion racio­nal con la que pre­ten­de expre­sar en pala­bras su mane­ra de con­ce­bir el mun­do y el uni­ver­so, y como fue­ron crea­dos.

Las cos­mo­vi­sio­nes mas impor­tan­tes son las que usan los con­cep­tos de uni­dad, dua­li­dad y tri­ni­dad. Por supues­to las mas nume­ro­sas son las visio­nes poli­teis­tas o ani­mis­tas de la reali­dad, pero nor­mal­men­te son meras ato­mi­za­cio­nes de unas de las tres for­mu­las ante­rio­res.

UNITAS

Este arque­ti­po de cos­mo­vi­sion nos pre­sen­ta una vision uni­fi­ca­do­ra de la reali­dad: el crea­dor del uni­ver­so es úni­co y uní­vo­co, y su crea­ción es una aun­que mul­ti­ple. Es el Zeus grie­go, el Deus latino, el Dios cato­li­co, el YHVH judio, todos ellos, por cier­to, tetra­gra­mas, tam­bien es a un nivel pro­fun­do el Om sans­cri­to, la sila­ba padre crea­do­ra del uni­ver­so, man­tra que repre­sen­ta la ener­gia del padre que des­cien­de hecha ver­bo. (Solo hay que estar un par de minu­tos en esta­do de medi­ta­cion pro­nun­cian­do el om en toda su ple­ni­tud para saber lo que quie­ro decir). En esta vision se con­fun­den en uno el padre-madre. Su repre­sen­ta­cion para mi es un circu­lo per­fec­to vio­le­ta, el color de la trans­mu­ta­cion, de la subli­ma­cion de la reali­dad. El pro­ble­ma es que esta repre­sen­ta­ción arque­tí­pi­ca de la reali­dad ha crea­do en muchos casos, debi­do a su inmo­vi­lis­mo intrin­si­co, un dios terri­ble, gue­rre­ro y ven­ga­dor, y no el padre aman­ti­si­mo que debe­ria ser y de hecho es.

DUALITAS

En este arque­ti­po nos encon­tra­mos la segun­da de las leyes her­me­ti­cas, la pola­ri­dad. En ella la pala­bra cla­ve es el movi­mien­to entre opues­tos, aqui se sepa­ra el padre-madre de la vision uni­ta­ria en dos arque­ti­pos dife­ren­cia­dos, padre y madre, om y am (el man­tra de la madre, sim­bo­li­za el amor uni­ver­sal hecho ver­bo), ying y yang, posi­ti­vo y nega­ti­vo, frio y cali­do… cada uno anta­go­ni­co del otro y tiran­do de la reali­dad para su lado, hacien­do que esta per­du­re y se trans­for­me. Para mi su repre­sen­ta­cion son dos circu­los, uno negro y otro blan­co, y entre los dos crean al inter­ac­tuar una gama infi­ni­ta de gri­ses

TRINITAS

Aqui nos encon­tra­mos con la ter­ce­ra de las leyes her­me­ti­cas, el equi­li­brio, la balan­za, en esta repre­sen­ta­cion, nos encon­tra­mos ade­mas de los dos arque­ti­pòs ante­rio­res, a otro inte­gra­dor, aso­cia­do al man­tra «re», el Hijo hecho ver­bo, repre­sen­tan­do el resul­ta­do de la inter­ac­cion de la dua­li­dad, re es el resul­ta­do de la inter­ac­cion de om y am. No es casual para nada que el ser divino mas sagra­do entre los egip­cios fue­ra Amon Ra, una deri­va­cion de AmOm Re, es decir el cul­to al padre la madre y el hijo hecho hom­bre (el faraon).

En la cul­tu­ra cris­tia­na Cris­to repre­sen­ta a este ter­cer pun­to de equi­li­brio, la Con­cien­cia Cris­ti­ca de que hay que estar vivien­do en la madre aman­do tam­bien al padre (nada de pade­cer en este mun­do, si no dis­fru­tar, explo­rar y vivir la vida). En la cos­mo­vi­sion hin­du, corres­pon­de a la tria­da Brahma-Vishnu-Siva, El Crea­dor, el Man­te­ne­dor, y el Des­truc­tor, enten­dien­do la des­truc­cion como el hecho nece­sa­rio para vol­ver a crear, sin nin­gún matiz maligno u oscu­ro. Mi repre­sen­ta­cion es como la ante­rior, pero aña­dien­do un circu­lo rojo repre­sen­tan­do al Hijo, en home­na­je al color de la con­cien­cia cris­ti­ca, que es el rojo rubi bri­llan­te.

Hay que decir que apar­te de los ante­rio­res, otros colo­res para el padre y la madre son res­pec­ti­va­men­te el dora­do y el pla­tea­do (en cla­ra alu­sion a Sol y Luna, arque­ti­pos de Pater y Mater amplia­men­te uti­li­za­dos)

Por ulti­mo seña­lar que nor­mal­men­te las repre­sen­ta­cio­nes dua­lis­ta y tri­ni­ta­ria son imbui­das den­tro de una repre­sen­ta­cion uni­ta­ria, asi por ejem­plo, el taois­mo indi­ca que el ying y el yang son solo mani­fes­ta­cio­nes del tao, el camino, que es la tota­li­dad de lo que exis­te, lo que no exis­te, lo que pue­de exis­tir y lo que no pue­de exis­tir. En la reli­gion hin­du, se dice que la tria­da Brahma-Vishnu-Siva en reali­dad es el mis­mo ente que se des­do­bla volun­ta­ria­men­te en esos tres como dife­ren­tes for­mas enege­ti­cas, y natu­ral­men­te tene­mos pre­sen­te la Tri­ni­dad cris­tia­na, tan dis­cu­ti­da teo­lo­gi­ca­men­te a lo lar­go de los siglos.

Comentar