domingo 27 de abril de 2008

3ª versión de "Un segundo en el tiempo"

Aun­que se que nadie me lo ha pedi­do, creo que en el rela­to de nues­tra mar­cia­na pre­fe­ri­da y su habi­li­dad de parar el tiem­po, y tras el pun­to de vis­ta de piko­mi­ke como Miguel había que com­ple­tar el trian­gu­lo, dan­do voz, en lo posi­ble a Este­ban ya que nadie sabe aun cual era su moti­va­ción para dejar­la en aquel momen­to, y supon­go que tam­bién tie­ne dere­cho a expli­car­se…

!Diós que difi­cil es esto!. Supon­go que no será fácil para nadie, lo se, pero creo que es mejor hablar con ella que seguir con una situa­cion así, tan difí­cil para mí.

Ya se, soy un estu­pi­do que debe­ría ado­rar­la como la ado­ra­ba el pri­mer dia, cuan­do me embe­le­sa­ba miran­do el sol sobre su pelo negro aza­ba­che, y moría de feli­ci­dad cada vez que la hacía reir y su cara se ilu­mi­na­ba como el sol, con esas peque­ñas arru­gui­tas deba­jo de los ojos ver­des como el mar y la nari­ci­ta arru­ga­da en un ges­to incons­cien­te.

Pero eso aca­bó, no se como ni por qué, un buen dia la vi y me sor­pren­dió ver que no me decía nada , supon­go que es mi cul­pa, pero no era ya capaz de seguir su con­ver­sa­ción, siem­pre cor­dial e inte­li­gen­te, y sus pro­ble­mas se per­dían en mi nube de pen­sa­mien­tos, mis pro­ble­mas labo­ra­les, mi esca­sa auto­es­ti­ma, y cada día me pre­gun­ta­ba que dia­blos hacía esa dio­sa con­mi­go si no me mere­cía

Aho­ra que se lo he dicho, me sien­to como un perro, soy la peor per­so­na del mun­do, pero tenía que hacer­lo por­que esta situa­ción era peor que trai­cio­nar­la, y ella no mere­ce estar con alguien que no pien­se en ella cada segun­do de su vida. No se si que­rra seguir man­te­nien­do una amis­tad con­mi­go, pero es curio­so, al decir­se­lo me pare­cio ver un rubor en sus meji­llas y una leve, levi­si­ma, mira­da hacia Miguel… Debo haber­me vuel­to loco, aun creo sen­tir su mano sobre la mía, como cuan­do jugue­tea­ba con ella en los lar­gos paseos hacia su casa, y el olor de su cuer­po y su per­fu­me en mi pelo, como cuan­do me lo revol­vía, incons­cien­te­men­te, al hablar con­mi­go en las lar­gas noches de verano.

3 Comentarios a “3ª versión de "Un segundo en el tiempo"”

  1. una chica de marte

    Me ha gus­ta­do muchí­si­mo. Tie­nes razón, Este­ban tam­bién se mere­cía su repli­ca. Son las cosas del amor. No hay cul­pa­bles. Hay o no hay. Creo que eso es lo más tris­te del mun­do. Cuan­do ves que alguien deja de mirar­te de esa for­ma. Hay una letra de fla­men­co que dice: Ay dime tú por don­de, al espe­ji­to don­de me mira­ba, se le fue el azo­gue.
    Creo que lo defi­ne per­fec­ta­men­te. Don­de antes eras tú y te veías refle­ja­da, aho­ra es un cris­tal pro­fun­do que por más que lo mires no devuel­ve nada.

    Un besa­zo y tú siem­pres estás invi­ta­do a con­ti­nuar rela­tos!!!

  2. picomike

    Aho­ra sí. Aho­ra todo que­da en su sitio y me encan­ta que hayas escri­to la ter­ce­ra ver­sión! Me ha gus­ta­do, sobre todo por la pos­tu­ra crei­ble y sin­ce­ra de Este­ban. Es estu­pen­do que en este rela­to al final no haya habi­do nin­gún cul­pa­ble. Sabe­mos que en la vida es así, muchas veces no hay ven­ce­do­res ni ven­ci­dos.

    Voy a aña­dir esta ver­sión a mi post, vale?

    salu­dos

  3. 2ª versión del relato de una chica de Marte: Un segundo en el tiempo « No me ralles con la música del Streets of Rage

    […] imi­guel­diaz ha hecho lo que había que hacer y ha com­ple­ta­do el círcu­lo. En su blog publi­ca la ter­ce­ra ver­sión del rela­to. Genial! Tam­bién os invi­to a leer­la. En ver­dad da igual el orden en que lo hagais […]

Comentar