lunes 14 de abril de 2008

Percusión

Es impo­si­ble des­cri­bir con pala­bras lo que sien­to tocan­do per­cu­sión. No soy más que un afi­cio­na­do (aun­que mis ami­gos me insis­ten en que me meta a un gru­po o algo) pero con­si­de­ro la per­cu­sión una par­te fun­da­men­tal de mi vida, que en una lis­ta racio­na­li­za­da (poco pre­ci­sa como digo) me apor­ta:

  • Pasión. La per­cu­sión me apa­sio­na, pue­do pasar­me horas vien­do videos de cur­sos de per­cu­sión, me fijo en cada deta­lle de la pos­tu­ra, de las manos, de la acti­tud, de la res­pi­ra­ción del inter­pre­te. No lo hago de una mane­ra con­si­cien­te y ana­li­ti­ca, es más bien mi subs­cons­cien­te el que eva­lúa lo que veo y de vez en cuan­do algo de lo que hago se basa en algo vis­to. Pue­do pasar­me horas tocan­do por tocar, sim­ple­men­te entran­do en alfa, ese esta­do mara­vi­llo­so de la con­cien­cia, y dejan­do que mis manos (y muchas veces todo mi cuer­po) expre­sen lo que ten­go den­tro. Veo videos en ingles de per­cu­sio­nis­tas de todo el mun­do expli­can­do sus ideas, meto­dos, tru­cos, y en gene­ral su filo­so­fía de vida. Y mien­tras los veo soy sólo lige­ra­men­te cons­cien­te del tiem­po que pasa.
  • Auto­con­trol. Como saben los que me cono­cen ten­go pro­ble­mas psi­co­mo­tri­ces (mi cocien­te de inte­li­gen­cia psi­co­mo­triz se que­da en «fron­te­ri­zo») excep­to para la per­cu­sión. Cuan­do toco, aun­que ten­go fallos, como todo el mun­do, mi cuer­po se mue­ve como una máqui­na de pre­ci­sión, mis dedos saben don­de pre­sio­nar y con que fuer­za, mi cere­bro con­tro­la el rit­mo como una pul­sión natu­ral… no se, el rit­mo esta ahi, como os digo, no lo pue­do expre­sar con pala­bras. Supon­go que un bai­la­rín sen­ti­rá lo mis­mo, mue­ve su bra­zo en el micro­se­gun­do per­fec­to sin ser cons­cien­te… el mun­do es rit­mo y solo lo expresamos.Además nor­mal­men­te noto que cuan­do lle­vo un tiem­po prac­ti­can­do por ruti­na, me doy menos gol­pes con las puer­tas, se me caen menos cosas de las manos, y me sien­to infi­ni­ta­men­te mejor en gene­ral.
  • Auto­es­ti­ma. Aun­que hay miles de per­so­nas que tocan mejor que yo, hay millo­nes que no lo hacen. Me sien­to orgu­llo­so de mi habi­li­dad, es par­te de mi y se que soy capaz de hacer­lo cada vez mejor por­que he «naci­do para ello».

La vida es rit­mo, el rit­mo es vida, y me sien­to de feliz de poder sen­tir­lo con cada áto­mo de mi cuer­po.

3 Comentarios a “Percusión”

  1. una chica de marte

    La per­cu­sión me encan­ta. Será tam­bién por que la dan­za que prac­ti­co se mue­ve al com­pás de otras manos. A ver si un día te escu­cha­mos tocar!!!

  2. imigueldiaz

    En dan­za orien­tal es cru­cial que la dar­bu­ka (o tabla como dicen los egip­cios) y la bai­la­ri­na se sin­cor­ni­cen cons­tan­te­men­te, nor­mal­men­te es el per­cu­sio­nis­ta el que «lee» las nece­si­da­des de la bai­la­ri­na si es bueno, si no, pues ella tie­ne que tra­ba­jar mas duro :)

  3. una chica de marte

    Si que es ver­dad. Sólo he bai­la­do una vez con músi­ca en direc­to, y si exis­te esa sin­cro­nía de la que tú hablas pue­de ser real­men­te increí­ble!!

Comentar