Inmortalidad4

Con un lar­go sus­pi­ro pen­sa­ti­vo, la in­mor­tal, de sem­pi­terno as­pec­to atem­po­ral, ba­jó la mi­ra­da con­tem­plan­do el me­cá­ni­co pro­ce­di­mien­to que ha­bía lle­ga­do a com­pren­der en ca­da uno de sus más ni­mios as­pec­tos, sin de­jar por ello de odiar­lo en nin­gún mo­men­to. Se ne­ga­ba a acep­tar que pa­sa­ra de lar­go, que no la afec­ta­ra a pe­sar de sus lar­gos mi­le­nios de vi­da, se ne­ga­ba al sin­sen­ti­do. Extendió sus fa­cul­ta­des, su co­ra­zón y su al­ma a lo que es­ta­ba por lle­gar, do­lor, un in­men­so do­lor que acu­chi­lla­ba sus en­tra­ñas y nu­bla­ba su en­ten­di­mien­to, un do­lor que la re­cor­da­ba que a pe­sar de to­do y de to­dos aún era un ser sin­tien­te. En el mo­men­to que per­ci­bió apa­re­cer una nue­va ca­na pla­tea­da en su pe­lo aza­ba­che, ce­rran­do los ojos, se obli­gó a su­su­rrar el nom­bre de las an­te­rio­res en una lar­ga, in­ter­mi­na­ble le­ta­nía. No en vano es­ta­ba en­te­rran­do al úl­ti­mo de sus hi­jos.

– “Joseph” – ter­mi­nó. Se dio la vuel­ta y vol­vió por don­de vino; bus­can­do re­no­var su co­mu­nión con la vi­da.