Identidades2

Corren días tris­tes, tris­tes por­que con de­ma­sia­da fre­cuen­cia de­ja­mos que otros nos de­fi­nan y nos ca­te­go­ri­cen. El Estado, el sis­te­ma es­ta­ble­ci­do, los gru­pos de po­der y fa­ná­ti­cos de to­da ca­te­go­ría ase­gu­ran que per­te­ne­ce­mos a una et­ni­ci­dad, se­xo, na­ción, pro­fe­sión, ha­bla­mos una len­gua, nos iden­ti­fi­ca­mos con una re­li­gión o nin­gu­na, ama­mos a hom­bres, mu­je­res o am­bos, na­ci­mos en una cla­se so­cial de­ter­mi­na­da. Y eso es todo.

El ser hu­mano, en efec­to, tie­ne iden­ti­dad, co­mo se­res so­cia­les ne­ce­si­ta­mos iden­ti­fi­car­nos con lo que nos ro­dea, es­pe­cial­men­te en re­la­ción con otros se­res hu­ma­nos, pe­ro la gran fa­la­cia es que co­mo se­res com­ple­jos y úni­cos no nos es po­si­ble — por for­tu­na — iden­ti­fi­car­nos con uno so­lo de los in­fi­ni­tos gru­pos de ca­rac­te­rís­ti­cas que nos de­fi­nen, po­de­mos a la vez ser hom­bres, al­tos, con bar­ba, con bi­go­te, ateos, me­ló­ma­nos y cual­quier otra ca­te­go­ría que se nos pa­se por la ca­be­za, in­clu­so de ma­ne­ra mu­tua­men­te ex­clu­yen­te y a pri­me­ra vis­ta con­tra­dic­to­ria, ¿por qué no?

También es im­po­si­ble ser so­lo una de esas co­sas, y eso es a lo que nos quie­ren re­du­cir los que en es­tos días con­vul­sos ti­ran de no­so­tros de for­ma com­pul­si­va. Paradójicamente, so­mos de­ma­sia­do in­trin­ca­dos pa­ra ser iden­ti­fi­ca­dos y de­fi­ni­dos, y al mis­mo tiem­po no se pue­de po­ner en du­da que ca­da uno de no­so­tros es úni­co y por tan­to po­see su pro­pia identidad.

Si de­jas que tu iden­ti­dad se re­duz­ca a una bre­ve des­crip­ción de ti, lo tie­nen muy fá­cil: da­do que se te iden­ti­fi­ca y acep­ta co­mo miem­bro de una ca­te­go­ría so­cial pre­de­fi­ni­da se es­pe­ra de ti un com­por­ta­mien­to de­ter­mi­na­do, una ló­gi­ca de ac­cio­nes pre­de­fi­ni­da y es­tan­da­ri­za­da por “los que sa­ben” de ello. ¡Y si no lo acep­tas, ex­pul­sa­do de la tri­bu! Para ser un buen ca­tó­li­co, pa­ra ser un de­mó­cra­ta mo­dé­li­co, pa­ra ser una mu­jer co­mo dios man­da, de­bes se­guir sus pre­cep­tos, y re­tor­cien­do aún más la per­ver­sión de la pro­pia no­ción de iden­ti­dad, exi­gi­rán que ade­más nie­gues la exis­ten­cia de los que no se iden­ti­fi­can con tu gru­po el gru­po de los ele­gi­dos, de los co­rrec­tos, e in­clu­so en ca­sos ex­tre­mos que los com­ba­tas de to­das las for­mas a tu al­can­ce, da­do que no sien­do tus idén­ti­cos son erró­neos y por tan­to de­ben ser destruidos.

¿Es me­jor que, na­cien­do en una co­mu­ni­dad bi­lin­güe, acep­tes so­lo una len­gua co­mo la ver­da­de­ra o que te con­si­de­res afor­tu­na­do por po­der co­mu­ni­car­te con más per­so­nas con más he­rra­mien­tas a tu dis­po­si­ción? ¿Es me­jor que te acer­ques al que vie­ne ten­dién­do­le la mano, mi­rán­do­le a los ojos, tra­tan­do de po­ner­te en sus za­pa­tos, o que le nie­gues to­do de­re­cho por te­ner otro co­lor, se­xo, re­li­gión o país?

Si no ha­blas mi len­gua, no eres digno; si no na­cis­te a mi la­do, no me en­tien­des. ¿No ves el sin­sen­ti­do de to­do es­to? ¿No te das cuen­ta de que tu iden­ti­dad no se pue­de ni si­quie­ra de­fi­nir en pa­la­bras? ¿Por qué dia­blos per­mi­ti­mos que nues­tras di­fe­ren­cias res­ten en lu­gar de su­mar? ¿No com­pren­de­mos aca­so que acer­car­nos a lo di­fe­ren­te nos en­ri­que­ce mu­tua­men­te y ne­gar­lo nos des­tru­ye mu­tua­men­te? ¿Crees real­men­te que to­da tu iden­ti­dad se re­du­ce me­ra­men­te a “soy es­pa­ñol”, “soy ca­tó­li­co”, “soy blanco”?…

Abraza tu iden­ti­dad, to­das tus iden­ti­da­des, y to­das las iden­ti­da­des que pue­das abar­car de los que te ro­dean. Permítete cre­cer en co­mu­ni­dad y no de­jes que ga­nen los que di­vi­den, se­pa­ran, nie­gan, si­len­cian y ase­si­nan. Abraza tu humanidad.