Ménades Editorial, visibilizando a las invisibles0

Es un hecho inape­la­ble, todas y todos hemos leí­do a muchos más hom­bres que muje­res. Si reco­rre­mos los géne­ros de fic­ción y no fic­ción uno a uno y nos pone­mos a apun­tar nom­bres que recor­da­mos, el resul­ta­do es abru­ma­dor: gana­mos los hom­bres por golea­da.

¿Cómo pue­de ser jus­to esto?

Espe­re­mos que nadie pien­se que se debe a que las muje­res no escri­ben, no tra­du­cen, no dibu­jan o, en defi­ni­ti­va, no crean.

Qui­zá algu­nos, espe­re­mos que pocos, pien­sen que la razón de que aho­ra se escu­chen tími­da­men­te algu­nas voces de mujer en la nue­va escri­tu­ra es que de repen­te se han pues­to todas a escri­bir —y escri­bir muy bien— de gol­pe, algo que antes no hacían.

En efec­to, la mujer ha hecho todas esas acti­vi­da­des —y todas las que pue­da hacer cual­quier ser humano— duran­te toda la his­to­ria, pero siem­pre ha sido sis­te­má­ti­ca­men­te invi­si­bi­li­za­da.

Afron­té­mos­lo, aun­que siem­pre ha habi­do y habrá crea­do­ras, no todas se han intere­sa­do por otras for­mas de ver el mun­do, lo cual es per­fec­ta­men­te res­pe­ta­ble, pero el femi­nis­mo actual, en con­tra de lo que voces intere­sa­das nos quie­ren hacer creer —y sor­pren­den­te­men­te inter­pre­tan para noso­tros— no bus­ca la supre­ma­cía de la mujer sobre el hom­bre, como sí se hace actual­men­te a la inver­sa, sino que bus­ca la jus­ti­cia social igua­lán­do­nos y, ade­más, apor­tan­do valo­res dis­tin­tos, visio­nes del mun­do inclu­si­vas y nue­vas for­mas de cre­cer jun­tos, abru­ma­do­ras, espe­cial­men­te para los hom­bres, y mara­vi­llo­sas al mis­mo tiem­po. No solo se tra­ta de con­se­guir la igual­dad de opor­tu­ni­da­des, se requie­re que se haga des­de una posi­ción radi­cal­men­te dis­tin­ta a la actual: ante el indi­vi­dua­lis­mo, la cola­bo­ra­ción; ante los valo­res béli­cos y agre­si­vos, el apren­der a com­par­tir y edu­car­se en la emo­ción. La mujer y el hom­bre como suje­tos acti­vos y res­pon­sa­bles sin depen­den­cias y en pari­dad.

Ména­des es una de esas nue­vas edi­to­ria­les, peque­ña pero com­pro­me­ti­da, femi­nis­ta y con pers­pec­ti­va de géne­ro, que pre­ten­de apor­tar su peque­ño gra­ni­to de are­na para repa­rar esta injus­ti­cia publi­can­do a muje­res, muje­res que han escri­to, y muy bien, des­de siem­pre. Bus­can­do siem­pre escri­to­ras y tex­tos que apor­ten nue­vos valo­res y nue­vas sen­si­bi­li­da­des, nue­vas for­mas de ver, cui­dar e inter­pre­tar la vida bus­can­do el bien común. Y tam­bién a las que tie­nen o han teni­do visio­nes crí­ti­cas de la reali­dad y nos advier­ten como pue­den: «Cui­da­do, por aquí no vamos bien».

Dado que es un pro­yec­to pen­sa­do y dise­ña­do, crea­do des­de un prin­ci­pio median­te crow­fun­ding —del que soy orgu­llo­so mece­nas—, las ména­des, como ellas mis­mas se deno­mi­nan, están comen­zan­do una labo­rio­sa y dura labor de reco­pi­la­ción de auto­ras, tex­tos, tra­duc­to­ras y tra­duc­to­res que actua­li­cen tra­duc­cio­nes obso­le­tas, sis­te­ma­ti­zan­do el tra­ba­jo en tres líneas prin­ci­pa­les:

  • Olvi­da­das. Con auto­ras que por su cali­dad lite­ra­ria y reper­cu­sión his­tó­ri­ca mere­cen ser res­ca­ta­das del olvi­do.
  • Actua­les. En esta línea nos encon­tra­re­mos con muje­res actua­les que no quie­ren enten­der de desigual­da­des.
  • Trin­che­ras. Con escri­to­ras y escri­to­res que invi­tan al deba­te y la refle­xión crí­ti­ca bus­can­do el mejor camino hacia la igual­dad real.

Pue­des cono­cer más sobre Ména­des y su pro­yec­to en su web: https://menadeseditorial.com/ y más espe­cí­fi­ca­men­te en el docu­men­to de pro­yec­to que encon­tra­rás en ella, que te expli­ca­rá todo exhaus­ti­va­men­te. Tam­bién podrás ver en la web su calen­da­rio de pre­sen­ta­cio­nes, que man­tie­nen al día y te per­mi­ti­rán cono­cer de pri­me­ra mano las obras, tra­duc­to­ras y auto­ras.

Lea­mos a más muje­res. Visi­bi­li­ce­mos su tra­ba­jo, com­par­ta­mos sus his­to­rias, cuen­tos, nove­las, pen­sa­mien­tos, y hare­mos el mun­do un poco mejor.